Muchos de los soldados colombianos no han terminado sus estudios de primaria, otros no son bachilleres y otros tantos no saben leer ni escribir. El objetivo del programa es desarrollar capacidades y competencias básicas, comunicativas y ciudadanas así como certificar grados de bachiller a quienes terminan los niveles. Se espera que los soldados que se retiren de la institución o terminen su tiempo de servicio, cuenten con herramientas para enfrentar sus proyectos de vida en escenarios diferentes a la guerra. Los soldados que no continúan una carrera militar y salen a la vida civil sin un mínimo grado de escolaridad, no pueden fácilmente incorporarse al sector laboral o productivo, ni pueden continuar con sus niveles en educación superior; lo anterior los hace vulnerables a vincularse con Grupos Armados Organizados al Margen de la Ley o Bandas Criminales (BACRIM).

El proyecto se desarrolla con un programa académico flexible con énfasis en el desarrollo de competencias comunicativas y ciudadanas, bajo la modalidad semi-presencial con el acompañamiento de profesores de diferentes disciplinas y materiales para trabajo autónomo. El acompañamiento se hace con clases con intensidad de 4 a 6 horas semanales en las 13 bases militares de Colombia, algunas de ellas ubicadas en zonas de conflicto armado.

Se atendieron más de 1150 infantes en bases militares de 12 departamentos del país. El proyecto se desarrolló de manera simultánea en zonas de alta confrontación y requiere de una capacidad administrativa y logística que incluye un equipo de trabajo de más de 60 personas a nivel nacional. El programa se basó en un modelo flexible para la atención de educación por ciclos para jóvenes y adultos, alfabetización y básica primaria, secundaria y media, con énfasis en competencias ciudadanas y comunicativas.

Category
Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *